Enjuiciado

Escucho unos pasos apresurados viniendo en mi dirección. Yo, que estoy tirado en una superficie más bien dura me trato de levantar sabiendo que esos pasos no son de una persona muy alegre que digamos.Pero por más que lo intento no puedo, ya rendido no me muevo más,huellas decido hacerme el muerto, ojalá funcione y me dejen en paz. A medida que se aproxima el estridente ruido mi corazón se va acelerando, mis ganas de levantarme se esfumaron. Ahora lo único que se me pasa por la cabeza es quedarme tirado ahí medio muerto, ya no quiero ni moverme. Escucho que los pasos viran y se van hacia otro lado, aliviado por que tengo mástiempo me voy a una esquina, “ojalá no sepa que estoy acá” los pasos vuelven a escucharse y además se enciende una luz medio amarillenta que golpea mis pupilas. Esa luz no va muy bien con la total oscuridad que estuve afrontando en este último tiempo. Me protejo de esa molesta luz amarillenta con los trapos que me dieron para no morir de frío en este lugar, mis ojos se van acostumbrando a esta luz, pero decido no quitarme el trapo de la cara  y continuar esperando lo inevitable. Escucho que los pasos están a un par de metros de donde sea que esté, pero noto a último momento que toman otro rumbo nuevamente, parece que al otro lado sombra-siluetade mi pared hay un lugar como en el que estoy tirado porque escucho una poderosa voz que suena ahí. Se me pasó por la cabeza que esa voz era de la misma persona dueña de esos estridentes pasos que escuche antes. Noto una voz de una mujer al lado, una voz que va discutiendo con esta otra poderosa voz, noto que esta conversación va tornándose más fuerte. Comienzo a pensar en levantarme y en enfrentar a esta persona, pero súbitamente escucho que la mujer grita y la voz misteriosa le grita de vuelta, luego de eso ya no noto ninguna palabra de parte de la mujer. Toda mi intención de enfrentarme con esta persona se esfumó. Escucho nuevamente el movimiento de esta persona, se escuchan sus pasos hasta la puerta de mi lugar de encierro, podría jurar que mis latidos se escuchan casi igual que el grito de la persona de las pisadas, entonces oigo como se abre la puerta y veo una sombra de un ser Sotano oscuroenorme, estoy asustado a más no poder, pero decido quedarme ahí escondido, la luz amarillenta lejana a la que ya me había acostumbrado llega con más poder todavía, como si ahora naciera en mi… ¡habitación! ¡Estoy en una habitación! No lo había notado hasta que encendieron unas luces que caían del cielo, esta persona me ve y me levanta como si pesara una pluma. Trato de ver quién es la persona dueña de esos pasos, pero veo que esta encapuchado y no se le nota la cara. Trato de librarme pero no dio resultado. Al levantarme me tira unas prendas y me dice que me vista, y me deja solo, al estar ya vestido veo el lugar en donde estoy y leo en una especie de pantalla una instrucción que dice uniforme_4botones“sal de la celda”. Al principio me da miedo lo que podría pasar afuera, pero decido hacer caso y salgo, al hacerlo noto que hay más gente vestida igual a mí, todos igual de atemorizados que yo, entonces atrás mío se cierran las puertas de mi habitación, y veo al lado a una mujer que viste prendas iguales, en ella leí “ropa obligatoria”. Me acerco a ella para preguntarle qué pasa, pero me mira y no me hace caso.  Me doy cuenta que todos se dirigen a un lugar y decido seguirlos, al terminar el camino noto que hay varia gente encapuchada y grande, los cuales parece que son de temer ya que todos los evitan. Decido hablar con la mujer que estaba al lado de mi habitación y preguntarle qué pasa, me acerco y le pregunto, pero me mira con cara de extrañeza, le sigo preguntando tratando de hacerme entender, pero ella seguía sin entenderme. Aparece un tipo atrás de ella y me comienza a hablar en… ¿Chino? Sí, así parece, decido irme a hablar con alguno de los encapuchados, me Encapuchadosestaba acercando a uno hasta que un sujeto me detuvo y me pregunta: “¿Qué es lo que te pasa en la cabeza?”, “¿Porqué querrías ir a hablar con un ángel caído?” Quedé anonadado. “¿Cómo es eso de ángel caído?” le pregunté,  a lo cual me responde: “Amigo, estás en la larga fila del juicio final y estos ángeles caídos están vigilando que no te escapes”. Sin comprender le pregunto sobre el juicio final, a lo que me contesta “¿No te diste cuenta? Aquí están todos los que han muerto para ser enjuiciados”.

IntroduzcaNombre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s